Tecno-ganado

Desde el día 1 de febrero de 2017, el aretado de ganado en territorio nacional es obligatorio, en acuerdo con la Norma Oficial Mexicana NOM-001-SAG/GAN/2015, y la tecnología cobra cada vez más fuerza en los campos de territorio nacional.

La nueva era del Big Data promete muchas aplicaciones benéficas para aquellos que se dedican a la engorda, acopio, comercialización, desarrollo, sacrificio, crianza y verificación zoosanitaria de estos animales. El uso de drones, reconocimiento de imágenes por computadora, técnicas de agricultura de precisión y otras tecnologías inovadoras dispararán la productividad de los ganaderos en todo el mundo.

Con el uso de sensores térmicos, químicos y de actividad capaces de comunicarse de forma inalámbrica con una computadora central, se podrá conocer el estado de salud y calidad de vida de los animales, uno por uno y de forma detallada.

Por ejemplo, cuando una vaquilla entre en celo, el productor podrá incrementar la tasa de supervivencia de su ganado aprovechando el momento adecuado de inseminación, que le será avisado por un sensor en la cola del rumiante.

Así también, cuando se tema la presencia de cuatreros en las cercanías de un rancho, se podrían utilizar los mismos aretes colocados en el ganado para localizar a los animales utilizando un servicio con drones transmitiendo en tiempo real.

Sensores contra enfermedades

La Acidosis Ruminal Subaguda (ARS) es un problema que afecta a muchos productores de leche en norteamérica, reduciendo su producción de leche en hasta 3 litros por vaca, por día. La ARS consiste en la caída del pH en el interior del estómago del desafortunado animal durante 3-5 horas al día a valores por debajo de 5.6 en la escala de acidez.

eCow, una compañía del Reino Unido, ha desarrollado y puesto a prueba un sensor que se coloca dentro del estómago de las vacas lecheras y que es activado cuando la temperatura en su nuevo hogar supera los 31°C, indicando una caída en el pH. Moow es otra solución que incluye una medición directa de CO2 y NH3, además de ser mucho más vistoso, aunque al estómago de la vaca no le importe mucho.

En el caso del proyecto de eCow, el Bolus fue probado en el año 2013 en ranchos lecheros, observándose un aumento promediodel 10% en la producción de leche en el 60% de ellos, gracias a la pronta intervención disparada por la alerta del sensor.

Estos fueron sólo algunos ejemplos de las tecnologías que están a punto de inundar el sector productivo más importante para la humanidad, el sector alimenticio.

¿Conoces más tecnologías para la granja del futuro? ¡Comenta!