Los entusiastas de la energía ecológica se encuentran celebrando, pues se reportaron los resultados de un proyecto de 48 meses llamado SUNFLOWER, que tiene como fin el desarrollo de nuevas tecnologías de energía solar orgánicas, menos costosas y fáciles de fabricar.

Los resultados han sido satisfactorios, y las 14 instituciones, tanto académicas como empresariales que participan en esta iniciativa prevén que las nuevas celdas serán parte de nuestra vida cotidiana en un corto tiempo.

Las posibles aplicaciones de la tecnología fotovoltaica orgánica (OPV) son numerosas, desde dispositivos electrónicos móviles de los consumidores hasta la arquitectura.

¿Celdas orgánicas?

La diferencia principal entre una celda fotovoltaica común y una orgánica está en el recubrimiento exterior de la celda; una celda común de uso comercial está compuesta por cristales de silicio en diferentes configuraciones principalmente, mientras que las celdas orgánicas, también llamadas de tercera generación, contienen materiales más flexibles, más económicos y que no son sintéticos.

Las características morfológicas de las celdas orgánicas las hacen ideales para aplicaciones que requieran de flexibilidad y resistencia a la intemperie, además de darles mayor durabilidad y facilidad de manejo.

Por ser orgánicas, estás celdas sufren biodegradación, razón por la cuál son amigables con el medio ambiente, sin componentes tóxicos y con capacidad de sintetizar mayor cantidad de luz.

Lo que viene

Según el investigador Giovani Nisato, coordinador del proyecto gestionado por el Centro Suizo de Electrónica y Microtecnología (CSEM), Las posibles aplicaciones de la tecnología fotovoltaica orgánica (OPV) son numerosas, desde dispositivos electrónicos móviles de los consumidores hasta la arquitectura.

Las posibilidades parecen ilimitadas, puesto que esta tecnología es compatible con los métodos tradicionales de producción, facilitando su manufactura a gran escala y, al mismo tiempo, son fáciles de implementar y se pueden imprimir.

¿Faltará poco para comenzar a ver drones que extiendan su tiempo de operación usando tan sólo fotoceldas, o que se recarguen usando esta tecnología? ¡Esperamos sus comentarios!