El terror amarillo

Desde su introducción en México en 2013, el temido Melanaphis Sacchari, mejor conocido como pulgón amarillo, ha provocado pérdidas de hasta 60% en los cultivos de sorgo de todo el país, según datos del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA). En este artículo te enseñamos cómo evitar que se propague y dañe tus cultivos por completo.

¿Qué es el pulgón amarillo?

Originario de África, el pulgón amarillo mide dos milímetros de largo en su edad adulta y puede ser identificado porque tiene dos apéndices de color negro en la parte posterior del abdomen.

Además de su característico color amarillo —que da origen a su nombre—, este insecto puede tornarse en ocasiones pardo o grisáceo. En condiciones de escasez de alimento, puede llegar a desarrollar alas para emigrar.

Drones para agricultura

Las hembras son capaces de producir más de 50 pulgones y tienen un ciclo de vida que puede ser de entre dos y tres semanas; se agrupan en colonias abundantes.

Esta plaga tiene presencia en cultivos pertenecientes a la familia de las gramíneas, y aunque muestra una especial preferencia por el sorgo, se puede encontrar también en el trigo, avena, cebada, arroz, caña de azúcar y maíz, entre otros.

Daños

El pulgón amarillo se ha abierto paso de forma devastadora en territorio mexicano, y tras de sí deja un rastro negro de dolor y muerte (en las plantas, claro)

Succión de savia

Robotics Galu, drones para agricultura, cual vampiros vegetarianos, se alimentan del fluido vital de las plantas, la savia. Esto hace que sus hojas se tornen marrones y los frutos pierdan calidad y, por lo tanto, valor en el mercado.

Negrilla (Fumagina)

No conformes con haber terminado con la savia de la planta hospedera, se retiran dejando sobre la hoja una sustancia pegajosa y dulce llamada melaza. La melaza, además de ser un manjar para las hormigas e insectos similares, favorece el crecimiento del hongo Capnodium sp, mejor conocido como fumagina o negrilla. La presencia de fumagina en una hoja es augurio de muerte, pues bloquea la actividad fotosintética de la planta.

¿Cómo prevenir el desastre?

Lo más recomendable para evitar la dispersión del pulgón amarillo es una detección temprana. Para lograr esto se han empleado desde técnicas tradicionales (como muestreos semanales a pie) hasta la colocación de sensores multiespectrales en la periferia de los campos (opción costosa de alta tecnología) e inspecciones aéreas con drones para agricultura de precisión.

Actividad fotosintética y estado de salud de la planta: Agricultura de precisión para tomar decisiones oportunas
Algunas veces, un muestreo a pie podría no ser la mejor opción, con hectáreas y hectáreas que recorrer, buscando a estos succionadores tan pequeñitos… Podría ser demasiado tarde cuando hayamos logrado un hallazgo. Esto nos deja con la posibilidad de poner a las máquinas a trabajar: imágenes multiespectrales y monitoreo constante.

Adquiriendo imágenes aéreas de espectro infrarrojo se puede encontrar con exactitud el origen del problema, incluso antes de que el pulgón acabe de hacer planes para su expansión sobre el campo. ¿Cómo? Un análisis de la cantidad de luz infrarroja nos brinda información suficiente para hallar el núcleo familiar del M. sacchari, pues aunque la hoja aún no se ha vuelto marrón, la savia empieza a hacerle falta, y esto provoca que su hoja refleje menos luz infrarroja.

En Robotics Galu estamos comprometidos con la calidad y la productividad del campo mexicano. Si quieres saber más de cómo podemos ayudarte a combatir éste y otros problemas que afectan a los campos de cultivo en México ¡no dudes en contactarnos!